mail
08
ABR

Aventura

A continuación os dejo un artículo muy interesante escrito por David Villegas, un maestro con quien tuve el placer de compartir experiencias en un curso, haciéndome crecer como una gota de agua en suspensión en contacto con otras (fenómeno “riming” descrito en otro de sus artículos):

La aventura es exploración, caminar hacia lo desconocido, empujar  los propios límites y estar abierto a la sorpresa. La palabra aventura ha perdido significado en el contexto de los deportes de aventura, que han hecho oídos sordos e incluso tergiversado los valores que nutren la aventura. La moda de los deportes de riesgo fomenta un consumo (en muchos casos inconsciente) de emociones. Esta corriente de consumo nada tiene que ver con la aventura.

Aventurarse supone aceptar el riesgo y la incertidubre de manera consciente. El aventurero camina con los ojos abiertos, desnudo, sin coraza. A veces para, tiene dudas, pero elige una y otra vez la aventura.  Por lo tanto, la aventura es una acción de valentía, porque a pesar del miedo, uno decide seguir avanzando.

El riesgo es fácil de eliminar. Basta con no exponerse al él. Por ejemplo, si vas a cruzar un río lleno de cocodrilos, basta con dar media vuelta y no meter ni un pie en el agua. Si no quieres perder dinero invirtiendo en bolsa, basta con no invertir, y así no hay riesgo de perder dinero. El riesgo es así de sencillo: una apuesta. Una relación riesgo-recompensa.
La incertidumbre va ligada al miedo hacia el resultado de la acción. Para reducirla, bastaría con actuar de manera controlada dentro de los límites que estén dentro de tu zona de confort, asegurando los resultados que pretendes. Por ejemplo, hacer siempre la misma ruta de senderismo, que ya conoces y es improbable que te pierdas. O cocinar con los mismos ingredientes y cantidades que aseguran un fantástico plato, por ejemplo. Sin riesgo no hay incertidumbre.

Eliminando el riesgo y la incertidumbre, se elimina la aventura. Observando mucho, comprobarás que se puede ser alpinista, empresario o un ligón, y sin embargo, no ser aventurero. La aventura no se puede medir. Se podría decir que es digital: o se practica aventura o no se practica.

La paradoja es que es imposible escapar de la aventura, y son precisamente los que huyen de ella los que más problemas tienen para vivir de acuerdo a sus reglas. La aventura está presente en el terreno laboral, sentimental, existencial, financiero, etc; y tiene un carácter práctico muy marcado, aunque lamentablemete, no se difunde una visión alentadora de la aventura. El ser humano es aventurero, y el que no lo practica en el terreno personal, lo hace en lo sentimental, social o laboral. Lo hacemos todos los días, y cada uno elige hasta donde profundizar.

La aventura se puede y se debe entrenar. En mi opinión, practicar la aventura (que es explorar a pesar del miedo), es una responsabilidad que todos deben cumplir en beneficio de los demás.
Practica aventura, pon en valor la confianza frente al miedo y la voluntad frente a la pereza, y haz gala de tu autenticidad y originalidad. ¡Ánimo! Feliz aventura.

EJERCICIO 1 para aventureros. 
En tu próxima salida de montaña, ve con el coche a una zona de bosque. Ve solo. Camina por el bosque hacia lo más alto. No busques información previa, no lleves mapa, cuanto menos sepas del lugar, mejor. Se trata de explorar. Si no quieres ser imprudente, lleva material de autorescate. Conoces tus recursos, úsalos. El ejercicio trata de averiguar dónde tienes tus límites. Debes observar cómo te sientes y qué piensas durante la caminata. Apunta algo de lo que te hayas dado cuenta, que te haya sorprendido. Espero que te resulte útil.”

Si quieres saber algo más sobre David Villegas puedes visitar su blog:

http://elblogdelvilli.blogspot.com.es/

Contactar

Teléfonos:
           625 42 64 07
           679 41 17 78

mail


© 2010-2016 Deportes de aventura en León | Desarrollo web: Sergio Álvarez Fernández